Historias de la guerra civil española recopiladas por los/as alumnos/as entre sus familias para hacer el trabajo de “Cielo Abajo” de Fernando Marías…

 Como profesor fue para mí una enorme satisfacción comprobar que la lectura de “Cielo Abajo” de Fernando Marías y el correspondiente trabajo que los alumnos tuvieron que hacer habían contribuido a que estos hablaran en su casa con sus padre, madres, abuelos y abuelas o ¡bisabuelos/bisabuelas! de la terrible tragedia que supuso la Guerra civil española. Las historias (absolutamente veraces) que recopilaron no rezuman odio ni rencor. Son el testimonio de una época que los alumnos de esta generación suelen ignorar.

Algunas historias son estremedoras en su sencillez y honestidad. Os recomiendo vivamente que las leáis. Quiero dar las gracias a todos los alumnos y alumnas que han recogido estas historias en sus trabajos (y a otros/as alumnos/as que me han ayudado a escribirlas para el blog); y a sus familias que han permitido que sus historias se publiquen en este blog:

“Mi bisabuelo, mientras iba por la calle a hacer un recado, recibió un impacto de metralla, de la bomba que acababa de caer, en el brazo que finalmente le tuvieron que amputar. Cuando salió del hospital, un camión quiso llevárselo a Rusia, que era donde llevaban a los niños para refugiarlos de la guerra. Su madre no quiso y le tocó lo que quedaba de guerra aquí. Cuenta que fue un desastre, pues cada vez que oía la sirena tenían que correr para buscar refugio bajo tierra para protegerse de las bombas. Eso a mi bisabuelo lo dejó marcado para toda la vida”.

Marta Jiménez Revueltas 2º A

“Mi padre me cuenta que mi bisabuelo era un estraperlista, que negociaba con alimentos durante la guerra civil, y lo cogieron los republicanos y lo pusieron en un paredón de fusilamiento y un militar dijo que lo quitaran del paredón y le salvó la vida y jamás supo de quién se trataba”.

Ricardo  Rubio Calmaestra 2º D

“Julián, el hermano mayor de mi abuelo luchó en el bando republicano; vivían en Villarubio, provincia de Cuenca, donde la mayoría del pueblo era franquista; en el transcurso de la guerra las tropas republicanas tomaron el pueblo y antes de que saquearan la Iglesia el hermano de mi abuelo Julián, que era católico y republicano cogió la virgen del Villar, patrona del pueblo, y a San Silvestre, también patrón, y los enterró en el pajar de su casa. Julián, una vez acabada la guerra, se exilió en Francia desde donde mandó noticia al pueblo de donde estaban los santos ya que todo el pueblo pensaba que en el saqueo de la iglesia se habían robado o destruído. Esta historia me la ha contado mi padre y yo he estado en Villarrubio, el pueblo del que habla esta historia”.

Alejandro García Martín de 2º D

“Fernando (mi padre): nací en 1962 y hasta el año 1980 no sabía que había habido y sufrido una guerra civil y digo sufrido porque las guerras sólo derivan sufrimiento. Cuando era pequeño y vivía en casa de mis abuelos en Madrid, cuando algún familiar venía a Madrid desde el pueblo para ir a “los médicos” como ellos decían, si se hablaba algo de la guerra lo hacían muy bajito como contándose un secreto para que nadie lo oyese y siempre terminaban diciendo: “Bueno déjalo ya, eso pasó hace tiempo”. Fue en 1980 a mis 18 años cuando mi abuela me dijo que a mi abuelo lo habían fusilado después de la guerra por haber sido alcalde en tiempos de la República y algunos familiares más primos de ella habían estado en la cárcel y que después de morir “el Caudillo” se les concedió el indulto por presos políticos. Actualmente tu abuela (mi madre) está pendiente del examen de una fosa común donde está enterrado tu bisabuelo”.

Ana Carriazo Rincón 2º A

“Durante la guerra, hubo mucho muertos pero de mi familia, un primo hermano de mi abuela murió por los ataques de Brunete. En un caserío se tenían que meter 3 familias debido a que tuvieron que dejar su casa. Cuando terminó la guerra su casa estaba destrozada. Por último, su hermano, por todo lo que pasó, se quedó mal de la cabeza”.

María Redondo Rodríquez 2º B

“Mi bisabuelo Juan Pacheco, estuvo en la Guerra Civil, luchó en la provincia de Sevilla y en otras provincias andaluzas, en el bando de los nacionales, me contó que luchó en ese bando no tanto por ideas políticas, sino por la situación geográfica, es decir, dependía de qué bando tenía el poder en esa provincia.

Me hablaba de que fue una guerra muy cruel, porque era una guerra donde el enemigo no venía de fuera, sino que eran hermanos, vecinos, familiares, amigos…

Mi bisabuelo estuvo en el frente, allí vio morir a mucha gente, estando en una trinchera hablando con el compañero de al lado, éste recibió un tiro en la cabeza y mi bisabuelo le vio morir a su lado.

Otra vez dispararon varias veces a un capitán que estaba cerca de él, mi bisabuelo le cogió, cargó con él sobre los hombros y lo llevó durante varios kilómetros hasta donde había un sitio donde atendían a los heridos, lo dejó allí, le salvó la vida, después se hicieron muy amigos y el capitán después de la guerra le ofreció casa y trabajo a mi bisabuelo.

Otra historia que contaba es que bebían en los ríos que se encontraban, y que un día bebiendo por la noche, el reflejo de las cantimploras en el agua les delató y fueron atacados sin piedad, ese día murieron varios de sus compañeros, por eso mi bisabuelo decía que llevaban las cantimploras tapadas para que no les vieran”.

Nahiara Pacheco Fernández- 2ºB

“Mi padre me contó una vez que a un tío suyo que tuvo que hacer un servicio militar obligatorio en la guerra civil, en la batalla de Usera; el efecto de la metralla de una bomba le causó ceguera para toda la vida cuando tenía solamente 20 años”.

Mario Izquierdo Sánchez 2ºB

“Mi abuela tenia 11 años cuando empezó la guerra, ella nació en Velilla de San Antonio, un pueblo cercano al frente del Jarama; durante la guerra civil el pueblo sufrió algún bombardeo. Ella y sus padres se escondían en refugios. Al final de la guerra los evacuaron a un pueblo de Cuenca al estar su pueblo en pleno frente. Al terminar la guerra mi tio y un primo de mi abuela fueron condenados a muerte por pertenecer al partido comunista, durante algún tiempo los visitaron en la cárcel de Alcalá, más tarde fueron indultados”.

Raúl Jiménez Gómez 2ºB

“A un amigo de la abuela de mi padre le arrestaron, ya que era partidario de la República y al intentar escapar de la cárcel, le tirotearon unos guardias. Esta historia me la ha contado mi abuela, ella vivió, por suerte, poca guerra, es decir, cuando casi había acabado pero aún así eran tiempos difíciles.

Verónica Mellado Sánchez 2º B

“Mi bisabuelo decía que era muy difícil que cayesen dos bombas en el mismo sitio, entonces lo que hacía era meterse dentro de los agujeros que dejaban las bombas y se cubría con los muertos para que la metralla de las bombas no le atravesasen. En la Casa de Campo a mi bisabuelo le dieron un tiro en el culo, y en la batalla del Ebro no tenían nada que comer ni nada que beber y se comían la carne de las mulas muertas por las bombas. Y para beber rompían con los rifles la capa de hielo y así bebían. Una vez mi bisabuelo me enseñó una herida de la guerra: eran restos de metralla, ya que le cayó una granada muy cerca y éstos se le quedaron dentro, y no se los sacaron porque eran heridas leves. Mi abuelo estuvo muchos años en la cárcel ya que luchaba en el campo en contra de Franco, pero no le mataron ya que le dejaron ir”.

Víctor Urdillo Abad 2º A

“Mis bisabuelos cuentan las necesidades durante la guerra, la tristeza por la muerte de personas conocidas o familiares, la necesidad de alimentos.

Mi bisabuelo estuvo en la zona de la República en la defensa de Madrid y cuenta cómo caían las bombas de los aviones y las penalidades en las trincheras, viendo cómo morían compañeros y pensar cuándo le tocaría a él.

Mi bisabuelo estaba en el pueblo de Arjonilla, provincia de Jaén, y cuenta cómo a alguno de sus conocidos le dieron el paseíllo los republicanos al inicio de la guerra, y como gracias a su padre no mataron al alcalde o al boticario, y el miedo de los bombardeos y cómo corría hacia el refugio y los milicianos le gritaban para que se refugiara, cómo para sobrevivir tuvo su familia que tener militares hospedados en su casa”.

Mi otra bisabuela cuenta cómo al inicio de la guerra, acusaron a su padre que era cartero del pueblo en la provincia de Toledo, de ser de izquierdas y le fusilaron, y cómo raparon la cabeza de todas las mujeres de su familia por ser de izquierdas y el hambre que pasaron porque estaban marcadas por sus ideas”.

Sandra Vicente Hernández 2º D

“Mi abuela nació durante la guerra civil y tuvieron que trasladarla a otro pueblo. Se la llevaron de noche en un carro por un camino y cerca se escuchaban los disparos.

Mi bisabuelo era de un pueblo del bando nacional y mi bisabuela de uno republicano. Él tuvo que irse a su pueblo y por las noches iba a verla andando por los tejados. Una vez le vieron y le dispararon.

Mis abuelos y su familia tenían gallinas y otros animales y por la noche escucharon más de una vez cómo entraba alguien al patio y se llevaba algún animal. Por miedo a que les hicieran algo, no podían salir”.

Carlos Rodríguez Tante 2º B

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Valores Éticos 1º ESO y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Historias de la guerra civil española recopiladas por los/as alumnos/as entre sus familias para hacer el trabajo de “Cielo Abajo” de Fernando Marías…

  1. Pingback: Encuentro con Fernando Marías, autor de “Cielo abajo”, el pasado día 20 de mayo… | Filosofía en el IES Jaime Ferrán Clúa

  2. Pingback: Diario de aprendizaje-comentario final | Filosofía en el Instituto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s